Partiendo de la base que no existe una definición única de ocio, englobamos el ocio asistido con perros como tipo de intervención socioeducativa enmarcado dentro de las Intervenciones Asistidas con Perros, donde los objetivos se encuadran hacia un punto de vista lúdico.

ACTIVIDAD

Basándonos en la teoría de ocio de John Neulinger (1974) podemos definir tres componentes en este tipo de intervención:

  • Voluntariedad: el usuario debe tener libertad para elegir el tipo de actividad en la que quiere participar.
  • Motivación intrínseca: la realización de la propia actividad provoca en el usuario la motivación necesaria para participar y disfrutar plenamente de la misma.
  • Finalidad: el objetivo de la actividad es el disfrute y la propia realización de la actividad de ocio.

El ocio asistido con perros puede tanto ser una actividad puntual con unos objetivos puramente lúdicos, como formar parte de un taller con una periodicidad determinada en el tiempo, donde se busca el disfrute de los participantes mientras se introducen contenidos socioeducativos más concretos.

Son varios los autores que engloban el ocio como un elemento orientado a la satisfacción de necesidades es por ello que aunque el objetivo fundamental es el ocio al igual que el resto de intervenciones siempre buscamos mejorar la calidad de vida de la persona, en este caso desde el punto de vista del disfrute de un derecho básico como es la posibilidad de tener un ocio de calidad.

FOTO ACTIVIDADES

Teniendo estos aspectos en cuenta los campos donde puede aplicarse una intervención de ocio asistido con perros son muy variados: infancia, tercera edad, educación no formal (infantil, primaria y secundaria), adolescencia, discapacidad, mujeres, exclusión social, coaching.